A SOLITARY WALK FROM SOUTHERN SPAIN TO TURKEY, EXPLORING
MEDITERRANEAN VALUES AND TRADITIONS THAT ARE IN DANGER OF EXTINCTION.

CHANGE OF PACE


(Texto español abajo)

It’s been a terribly long time between blogs… I feel a bit like when I was a child on a school excursion and I didn’t write to my parents. For a good reason, because I knew that I was likely to return before the mail arrived, but the point was to write. This time, I didn’t write because the nature of 8 Million Steps has been changing from day to day and I simply had no idea of what was going to happen next. I know people who’d have turned it all into a riveting social media saga, but I don’t want to do that and I don’t really know how to do that anyway… I’m afraid I have to pull the curtain on 8 Million Steps. My physical condition has not improved since October last year, in fact it has gotten worse. Pain is a strange companion – you almost embrace it because you get used to it and you can't imagine ever living without it. That’s it then, no more walking, I’ll just be telling stories. That’s why I decided to make a film about the amazing transformation that’s happening in the south of Italy. It is quite ambitious, a 60-minute documentary told through the eyes of the young southerners who are shaking up the conservative foundations of the South. Very interesting and inspiring. So that’s where I’ve been for the last four months, in Sicily, Calabria, Campania, Basilicata and Puglia. It’s been absolutely wonderful, but difficult too. The usual 8 Million Steps crew, my daughter Maia and my son-in-law Basil, have not come with me this time because they’re expecting a baby (I am going to become a grandfather!!!), so it’s been a hard slog. As they say, “you don’t know what you’ve got till it’s gone.” Now, at long last, I’ve finished the shoot! I’m off to Japan to spend some quality time with Noriko and Carlos, and then it’s back to Sevilla to cut the film (four months!) and recuperate from my injuries… I hope! I apologise if my email comes across as being too self-centered, I didn’t mean it that way, it’s just an update for those who care. Nor did I mean it to be negative – quite the contrary, despite the physical hardships I am happy! I’ve made many new friends, some incredibly creative and fascinating people... and I’ve even found love! You can’t ask for more!!!

CAMBIO DE RITMO

He dejado transcurrir un larguísimo tiempo desde el último blog... Me siento un poco como cuando era un niño en una excursión de la escuela y no escribí a mis padres por una buena razón – sabía que era probable que regresara a casa antes de que llegara el correo. No obstante el punto era escribir. Esta vez no he escrito porque la naturaleza de 8 Million Steps ha ido cambiando día tras día y simplemente no tenía ni idea de lo que iba a ocurrir a continuación. Conozco personas que lo habrían convertido en una cautivadora saga en redes sociales, pero yo no quiero hacer eso y realmente, no sé cómo hacerlo de todos modos... Me temo que debo bajar el telón con respecto a 8 Million Steps. Mi condición física no ha mejorado desde octubre del año pasado, de hecho, ha empeorado. El dolor es un compañero extraño – casi te abrazas a él porque te acostumbras a su presencia y ya no puedes imaginar vivir sin él. Que le vamos a hacer, no puedo caminar más y por lo tanto me dedicaré sólo a contar historias. Es por eso que decidí hacer una película sobre la asombrosa transformación que está ocurriendo en el sur de Italia. Es un proyecto bastante ambicioso porque se trata de un documental de 60 minutos, contado a través de los ojos de los jóvenes sureños que están sacudiendo los cimientos conservadores del Sur. Muy interesante e inspirador. Así que ahí es donde he estado durante los últimos cuatro meses, en Sicilia, Calabria, Campania, Basilicata y Puglia. Ha sido absolutamente maravilloso, pero difícil también. Los miembros habituales del equipo de 8 Million Steps, mi hija Maia y mi yerno Basil, no han venido conmigo esta vez porque están esperando un bebé (voy a ser un abuelo!!!), así que ha sido un duro esfuerzo. Como se suele decir, "no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes." Ahora, por fin, he terminado el rodaje! Me voy a Japón a disfrutar de momentos agradables con mis hijos Noriko y Carlos; y luego, de nuevo a Sevilla, me dedicaré a la edición y montaje de la película durante unos cuatro meses, además de recuperarme de mis lesiones... eso espero! Me disculpo si este correo electrónico parece demasiado centrado en sí mismo, ya que no es mi intención, porque lo que pretendo hacer es una actualización de la situación para aquellos que se preocupan. Tampoco quiero transmitir una idea negativa o pesimista; todo lo contrario!. A pesar de las dificultades físicas soy feliz! He hecho muchos amigos nuevos, algunas personas increíblemente creativas y fascinantes… e incluso he encontrado el amor! No se puede pedir más!!!


SEARCH BY TAGS
No tags yet.
  • Facebook Classic
  • Instagram App Icon
  • Twitter Classic
  • Vimeo App Icon